Criar sin violencia

Educar a los niños, niñas y adolescentes para que se comporten adecuadamente es una parte central de la disciplina en todas las culturas. Las madres, los padres y los adultos referentes guían al niño y a la niña para que sepa cómo manejar sus emociones y conflictos de manera que favorezca la sensatez, la responsabilidad y el respeto de las normas.

Sin embargo, con demasiada frecuencia los métodos para disciplinar se basan en el uso de la fuerza física o la intimidación verbal. En muchos casos no es una decisión meditada, sino simplemente la consecuencia del desborde de los adultos por situaciones personales junto a la falta de conocimientos de métodos para disciplinar que no utilicen la violencia.

Existen distintas formas de maltrato, pero cuando se trata de disciplina o puesta de límites las dos formas que aparecen son el maltrato psicológico y el físico. El psicológico es cualquier actitud que provoque en el niño sentimientos de descalificación o humillación. Incluye la agresión verbal, amenaza, intimidación, denigración, ridiculización, provocación del sentido de culpa o manipulación para controlar a niños, niñas y adolescentes.

El maltrato físico, también conocido como castigo corporal, se refiere a cualquier castigo que incluya el uso de la fuerza física con la intención de causar cierto grado de dolor o malestar, por leve que sea; por ejemplo, pegar a los niños, ya sea con la mano o con algún objeto. Según la intensidad de la agresión, se considera leve o grave.

Ambas formas de disciplina tienden a ocurrir de manera conjunta exacerbando el daño que producen tanto a corto como a largo plazo.

El daño depende de la naturaleza, el grado, la frecuencia y la severidad de la exposición del niño, niña o adolescente a la violencia, y los efectos pueden ser tanto inmediatos como duraderos, con consecuencias incluso en la edad adulta.

La única aparente “ventaja” de utilizar métodos violentos para que el niño nos haga caso -como pegarle; tirarle del pelo o las orejas; insultarlo; asustarlo o amenazarlo- es que se consigue obediencia inmediata, de corto efecto y siempre con consecuencias emocionales muy negativas para él o ella.

(tomado de “Herramientas para la crianza” – UNICEF tratobien.org)

…………………………………………………………………………………………………..

EQUIPO MULTIDISCIPLINARIO DE VIOLENCIA DOMÉSTICA EN CAMOC
APS – Uruguay 543
Miércoles de 14 a 16 horas
Espacio abierto a los usuarios de CAMOC afectados por cualquier tipo de violencia. Para su uso no es necesario pase o derivación, no tiene costo y no existe registro.

Leave a reply